PROYECTO DE LEY 179 DE 2008 CÁMARA.

por medio de la cual se regula el expendio, distribución y consumo de bebidas alcohólicas en sitios aledaños a las instituciones educativas

El Congreso de Colombia

DECRETA:

Artículo 1°. Objeto. La presente ley tiene por objeto regular el expendio, distribución y consumo de bebidas alcohólicas en sitios aledaños a las instituciones educativas.

Artículo 2°. Finalidad. En cumplimiento de los fines esenciales establecidos en la Constitución Política, es deber del Estado asegurar el ejercicio del derecho a la educación como derecho constitucional, para lo cual garantizará las condiciones de salubridad, ambientales, sanitarias y sociales en el entorno de los establecimientos educativos.

Artículo 3°. Deberes. El Estado, la sociedad y la familia son responsables de la educación. En consecuencia, deberán velar y propender por el respeto a la dignidad humana con una formación integral, que preserve la salud física, moral, mental e intelectual de las personas que acceden a ella.

En desarrollo de los anteriores deberes:

1. Las Instituciones educativas deberán propender por una formación integral de los educandos, que promueva los valores morales, sociales y culturales, el respeto por la dignidad humana, para lo cual deberá adelantar políticas de bienestar en procura de estos principios, tales como programas para prevenir la drogadicción, el alcoholismo, el tabaquismo, la violencia y en general cualquier otra situación que afecte su formación integral.

2. La sociedad ejercerá control social en el entorno de las instituciones educativas que facilite el cumplimiento de los deberes de estas y del Estado.

3. Las autoridades municipales y distritales velarán por el cumplimiento de las disposiciones establecidas en la presente ley.

Artículo 4°. Expendio de bebidas alcohólicas. Se prohíbe el expendio y consumo de bebidas alcohólicas en establecimientos de comercio abiertos al público o que siendo privados trasciendan a lo público, ubicados a menos de doscientos (200) metros de los centros educativos.

En los municipios con población inferior a cincuenta mil habitantes, la distancia será reglamentada por el Concejo Municipal, de conformidad con el plan de ordenamiento territorial del respectivo municipio.

Parágrafo. De la prohibición consagrada en este artículo, se exceptúan los es tablecimientos de comercio abiertos al público o privados, que en desarrollo y cumplimiento de su objeto social, expendan bebidas alcohólicas de forma ocasional.

Artículo 5°. Incentivos. Las entidades territoriales podrán establecer incentivos tributarios y de estratificación a los inmuebles ubicados dentro del perímetro a que se refiere el artículo 4° de esta ley.

Los establecimientos de educación superior apoyarán y contribuirán en el desarrollo de planes y programas sociales y culturales de la comunidad.

Artículo 6°. Sanciones. El incumplimiento de lo establecido en el artículo 4° de esta ley, acarreará solidariamente al propietario del inmueble, al poseedor, al arrendador, al arrendatario, tenedor y/o al propietario y/o administrador del establecimiento el cierre definitivo del establecimiento de comercio y multa hasta diez (10) salarios mínimos legales mensuales vigentes, el cual será impuesto por el alcalde local o inspector de policía del municipio o distrito, posterior al trámite del proceso policivo.

Artículo 7°. Medida preventiva. Las autoridades de policía distritales y municipales quedan investidas de la facultad de cerrar temporalmente los establecimientos de comercio cuando el incumplimiento a lo dispuesto en el artículo 4° de esta ley fuere en flagrancia, sin perjuicio de la acción de policía correspondiente. El acto administrativo de cierre temporal por flagrancia, tendrá el recurso de apelación, el cual se concederá en efecto devolutivo.

Artículo 8°. Vigencia. La presente ley comenzará a regir seis (6) meses después de su promulgación y deroga todas las disposiciones que le sean contrarias.

De los honorables Congresistas,

David Luna Sánchez, Representante a la Cámara por Bogotá; Jaime Restrepo Cuartas, Representante a la Cámara por Antioquia; Luis Enrique Salas, Representante a la Cámara por Bogotá.

EXPOSICION DE MOTIVOS

La situación que se presenta con los expendios de licor es cada vez más alarmante, hoy por hoy los centros nocturnos han pasado de ser lugares ubicados en zonas destinadas a la distracción para diseminarse por la ciudad hasta alcanzar puntos neurálgicos de ella, pero lo que resulta más critico de este problema es la cercanía de estos lugares a instituciones de educación: esta situación ha distorsionado seriamente el proceso de formación de quienes a diario luchan por realizar sus estudios adecuadamente.

Es en este momento cuando cualquiera se preguntaría acerca de las razones por las cuales coexisten en un espacio tan reducid o lugares en los que se vende alcohol, con las universidades y colegios. Ante esto sería lógico pensar que es un verdadero negocio para los dueños de expendios de alcohol funcionar en este tipo de zonas pues abarcarían clientela masiva sin embargo, es un pésimo negocio para el país pues con este tipo de lugares mal ubicados se está menoscabando la producción académica de los estudiantes, generando un inminente desastre tanto académico como cultural en lo que tiene que ver con el óptimo desarrollo del país.

Por lo mencionado hemos precisado conveniente elaborar este proyecto de ley, basados en argumentos de orden jurídico y fáctico que nos permita erradicar el expendio y consumo de alcohol alrededor de los centros educativos.

En primer lugar señalaremos los argumentos generales emanados de los conceptos de miembros de la comunidad que tienen incidencia directa e indirecta en el problema que estamos tratando, tal es el caso de los estudiantes, docentes, padres de los estudiantes, y en general todos aquellos que se ven afectados negativamente por los establecimientos cercanos a las instituciones educativas donde se distribuye licor.

En segundo lugar haremos mención de las disposiciones constitucionales que hemos considerado acordes al particular, para pasar a analizar la normatividad legal que hoy regla el funcionamiento, y la ubicación de centros de consumo de alcohol.

Finalmente expresaremos las conclusiones que agrupen los argumentos, por los que consideramos destructivo para el tejido social y para la composición del país puesto que la existencia de lugares en que se ofrezcan bebidas alcohólicas en cercanías de las instituciones educativas constituyen un significativo atraso en la proyección académica del país y por ende una ineficacia para competir en un mundo globalizado por el atraso sociocultural que acarrea la falta de un ambiente propicio para alcanzar altos niveles competitivos.

I. Consideraciones generales

En este apartado se pretende mostrar el punto de vista de las personas que de una forma u otra encuentran vulnerados sus derechos por la existencia de lugares en los que se ofrece alcohol cerca de centros educativos, dentro de tal grupo de personas encontramos maestros, estudiantes, padres de familia, e incluso hijos de estudiantes.

Para proporcionar una información veraz y efectiva tomamos el concepto de los maestros quienes manifestaron una molestia generalizada por esta situación, pues consideran que el consumo de alcohol en los establecimientos cercanos a las universidades y colegios, genera un irrespeto a la tarea docente, así como, un obstáculo para el desempeño adecuado de su tarea como educadores. Los docentes arguyeron que cada día es más frecuente presenciar el caso de estudiantes en estado de alicoramiento o cualquier enajenación mental, que les impide responder correctamente con su proceso cognoscitivo, lo que ha tomado grandes dimensiones, pues en la mayoría de los casos el docente experimenta una desagradable sensación de impotencia frente al aprendizaje de sus estudiantes.

Otro sector afectado directamente es el estudiantil pues aunque generalmente asisten periódicamente a los establecimientos aledaños a consumir alcohol, reconocen que el aprendizaje se ve menguado cuando consumen sustancias alcohólicas o psicoactivas. Además de esto los estudiantes han manifestado que si los lugares en donde venden bebidas embriagantes se encontraran lejos de las instituciones educativas se reducirían los casos de estudiantes que asisten a las aulas bajo el influjo de las sustancias alcohólicas o farmacológicas

Para las familias de los estudiantes es preocupante la situación pues el consumo de alcohol conduce a una serie de problemas, entre los que encontramos el alcoholismo, el descuido de la actividad académica, y los casos más crónicos el desadaptado comportamiento en sociedad de quienes consumen alcohol o cualquier clase de sustancias expendidas en las cercanías de las instituciones educativas.

Finalmente consultamos con quienes residen en la vecindad de las universidades y colegios, así como de los bares, tiendas, tabernas, entre otros lugares que venden alcohol. Los vecinos manifestaron que estos lugares además de afectar la situación de los estudiantes, compromete su tranquilidad pues en un notable número de casos los desmanes causados por estudiantes bajo la influencia del alcohol, los han obligado a desplazarse o de sus casas o a pagar grandes sumas de dinero que tienen ocasión por los daños que se producen a cargo de los estudiantes enajenados.

II. Aspectos constitucionales

El proyecto de ley que se presenta a continuación busca regular situaciones de orden general e impersonal relacionadas con el comportamiento ciudadano y el ejercicio de una actividad relacionada con el expendio de bebidas alcohólicas alrededor de los centros educativos, y que corresponde al Congreso de la República en el ejercicio de sus atribuciones de poder de policía.

De acuerdo como la ha señalado la Corte Constitucional, ¿en un Estado Social de Derecho, el uso del poder de policía ¿tanto administrativa como judicial¿, se encuentra limitado por los principios contenidos en la Constitución Política y por aquellos que derivan de la finalidad específica de la policía de mantener el orden público como condición para el libre ejercicio de las libertades democráticas¿[1][1][1].

De la sentencia citada tenemos, que el poder de policía, es la facultad de hacer la ley policiva, de dictar reglamentos de policía, de expedir normas generales, impersonales y preexistentes, reguladoras del comportamiento ciudadano, que tienen que ver con el orden público y con la libertad. Esta competencia, le corresponde por regla general al Congreso de la República, por cuanto por regla general, sólo el Congreso de la República puede establecer límites y regulaciones a las libertades y derechos.

III. E l caso concreto

Frente al caso concreto, debemos tener en cuenta que el expendio de licores es una actividad económica enmarcada en la libre iniciativa privada dentro de los límites del bien común, lo cual quiere decir que puede ser regulada, mediante ley por tratarse de la limitación de derechos constitucionales fundamentales, los cuales además deben interpretarse en armonía con otros derechos, que por su esencia se consideran fundamentales, tales como los derechos de los niños, de los adolescentes, la educación, la salud, el libre desarrollo de la personalidad, el medio ambiente, la recreación y el respeto a la dignidad humana, entre otros.

En todos los casos, se deben tener en cuenta los siguientes artículos de la Constitución Política:

Artículo 1º. Estado Social de Derecho, autonomía de las entidades territoriales y respeto a la dignidad humana.

Artículos 13, 16, 25 y 26, relacionados con el derecho a la libertad y la igualdad, libre desarrollo de la personalidad, derecho al trabajo y libertad de escoger profesión u oficio.

Artículo 44. Derechos fundamentales de los niños.

Artículo 45. El adolescente tiene derecho a la protección y a la formación integral.

Artículo 49. El derecho a la salud.

Artículo 58. Propiedad privada y la función social y ecológica: así como la prevalencia del interés general sobre el interés particular.

Artículo 67. La educación es un derecho de la persona y un servicio público que tiene una función social; con ella se busca el acceso al conocimiento, a la ciencia, a la técnica, y a los demás bienes y valores de la cultura.

Destacamos en este artículo que ¿corresponde al Estado regular y ejercer la suprema inspección y vigilancia de la educación con el fin de velar por su calidad, por el cumplimiento de sus fines y por la mejor formación moral, intelectual y física de los educandos; garantizar el adecuado cubrimiento del servicio y asegurar a los menores las condiciones necesarias para su acceso y permanencia en el sistema educativo¿.

Artículo 84 y 333. La no exigencia de permisos ni requisitos adicionales a los establecidos en la ley, para el ejercicio de una actividad.

Artículo 333. Libertad económica e iniciativa pri vada, dentro de los límites del bien común.

Artículo 334. Dirección general de la economía a cargo del Estado, intervención del Estado para lograr el pleno empleo a los recursos humanos, preservación del ambiente, etc.

Los anteriores artículos de la Constitución deben tenerse en cuenta en el estudio discusión y aprobación de este proyecto de ley, por cuanto sobre estos recae el debate desde el punto de vista político y jurídico, en sede legislativa, administrativa y judicial.

Dentro de las disposiciones legales relacionadas con la educación, contamos entre otras, con la Ley 30 de 1992 y la Ley 115 de 1993.

Así tenemos lo siguiente:

Artículo 1°. De la Ley 30 de 1992 establece que: ¿la educación superior es un proceso permanente que posibilita el desarrollo de las potencialidades del ser humano de una manera integral, se realiza con posterioridad a la educación media o secundaria y tiene por objeto el pleno desarrollo de los alumnos y su formación académica o profesional.

De otro lado encontramos la Ley 115 de 1994 en la cual se señalan todas las disposiciones referentes a la educación pues es la ley que regula esta materia. Dentro del articulado de esta ley encontramos una vez más dentro de los fines el efectivo desarrollo social de los estudiantes así como el digno trato por parte del Estado en lo atinente a la prestación del servicio educativo. Es a todas luces una realidad latente que al coexistir lugares en los que se venda licor, y universidades se ven coartados los derechos a la educación digna y al óptimo desarrollo social.

El artículo 1°. Objeto de la ley. La educación es un proceso de formación permanente, personal, cultural y social que se fundamenta en una concepción integral de la persona humana, de su dignidad, de sus derechos y de sus deberes.

La presente ley señala las normas generales para regular el Servicio Público de la Educación que cumple una función social acorde con las necesidades e intereses de las personas, de la familia y de la sociedad. Se fundamenta en los principios de la Constitución Política sobre el derecho a la educación que tiene toda persona, en las libertades de enseñanza, aprendizaje, investigación y cátedra y en su carácter de servicio público.

De conformidad con el artículo 67 de la Constitución Política, define y desarrolla la organización y la prestación de la educación formal en sus niveles preescolar, básica (primaria y secundaria) y media,