LEY 12 DE 1923

(enero 31)

 

en desarrollo del Acto legislativo número 1° de 1921

 

EL CONGRESO DE COLOMBIA

 

DECRETA:

 

ARTICULO 1°. Las Asambleas Departamentales dictarán disposiciones contra el alcoholismo, restringiendo la producción, venta y consumo de licores destilados y de bebidas fermentadas.

 

ARTICULO 2°. La renta de licores, en guarda de la salubridad, seguridad y moralidad públicas, será administrada directamente por los Departamentos.

 

Estas mismas entidades deben producir esos licores directamente o por medio de contratos con particulares, sin usar sustancias que sean nocivas a la salud, como el anetol, y sin que puedan vender licores de otros grados de los siguientes del areómetro Cartier:

 

Aguardiente común y anisado, no menos de 18, ni más de 20 grados.

Ron, 17 grados; y

Alcohol puro, de 30 a 40 grados.

 

ARTICULO 3°. Pueden los Departamentos administrar la renta de licores directamente o por los sistemas de arrendamiento o de administración delegada, sujetándose a las prescripciones de esta Ley en todo lo relativo a licores destilados y fermentados.

 

ARTICULO 4°. Las Asambleas Departamentales reglamentarán los precios de los licores monopolizados, de tal manera que una botella de aguardiente común de setecientos veinte gramos valga como mínimum, un peso con ochenta centavos.

 

Los demás licores monopolizados se venderán a un precio mayor que éste.

 

Con el fin de evitar el fraude, el Gobierno fijará el precio de los alcoholes en todo el país, teniendo presente que los destinados a usos industriales, médicos y de beneficencia, deben venderse a un precio menor e la mitad del que se fije para los destinados a otros usos.

 

Los Departamentos del Norte de Santander y Nariño quedan facultados para fijar el precio de los licores destilados en los Municipios limítrofes con países vecinos, si lo estimaren conveniente a sus intereses fiscales.

 

ARTICULO 5°. No se permitirá el expendio de licores destilados o de bebidas alcohólicas o fermentadas, de las seis de la tarde a las seis de la mañana, ni los domingos y días de fiesta nacional o religiosa.  Esta prohibición no comprende las cervezas cuya proporción alcohólica no exceda del 4 por 100, siempre que contengan la cantidad de extractos que correspondan a aquella proporción del alcohol.

 

ARTICULO 6°. Es prohibido el expendio de licores embriagantes en teatros, circos, cinematógrafos, bailes públicos, galleras, casas de mujeres públicas, calles y plazas.

 

ARTICULO 7°. Las Asambleas Departamentales gravarán con impuestos especiales de consumo a favor de los Departamentos y de los Municipios, los licores destilados extranjeros y las bebidas fermentadas nacionales y las extranjeras.

 

Se exceptúan las aguas gaseosas, sean o no minerales, y las cervezas cuya proporción alcohólica no pase del 4 por 100.

 

ARTICULO 10. El Poder Ejecutivo elevará los decretos de importación con que actualmente están gravados los licores destilados, los vinos y las bebidas fermentadas, no medicinales, hasta donde lo estime conveniente para llenar los fines de esta Ley.

 

ARTICULO 11. Sólo el Gobernador podrá conceder permiso para fiestas o regocijos públicos cuando a su juicio deban celebrarse con motivo de un fausto acontecimiento, y cuando tal permiso sea solicitado unánimemente por el respectivo Concejo.

 

ARTICULO 12. No se permitirá en adelante el establecimiento de nuevos expendios de bebidas alcohólicas al por menor mientras el número de las existentes de uno por cada mil habitantes en el Municipio.

 

Parágrafo. Para los efectos de esta Ley, se entiende por expendio al por menor la venta de bebidas o licores alcohólicos para el consumo inmediato en el lugar de expendio o la venta en cantidades menores de cinco litros.

 

ARTICULO 13. La enseñanza antialcohólica es obligatoria en todos los establecimientos oficiales.

 

ARTICULO 16. Quedan encargados del cumplimiento de esta Ley, todos los empleados nacionales, departamentales y municipales, dentro de la órbita de sus funciones.

 

ARTICULO 17. Como indemnización a los Departamentos por la restricción del producto de la renta de licores, se les cede desde el 1° de julio próximo el 50 por 100 del producto del impuesto sobre la renta en cada uno de ellos, sin perjuicio de lo que dispone el artículo 15° de la Ley 12 de 1922[1].

 

El Gobierno queda autorizado para contratar con los Departamentos la administración de tal renta.

 

ARTICULO 18. En las entidades en donde se halle arrendada o dada en administración la renta de licores, no regirá esta Ley, sino una vez que terminen los contratos respectivos, en las disposiciones que pugnen con esos contratos.

 

En las otras entidades regirá al iniciarse la próxima vigencia fiscal del respectivo Departamento.

 

Las disposiciones sobre nuevos impuestos regirán de acuerdo con lo dispuesto en la Constitución Nacional.

 

Dada en Bogotá a veintitrés de enero de mil novecientos veintitrés.

 

Ver, Ley 88 de 1923. Su artículo 3° fue declarado exequible. Desde la sanción de esta Ley entró en vigencia la Ley 12 de 1923, sobre lucha antialcohólica.

 

 

 


 

Hospedado por Globenet