LEY 11 DE 1920

(Septiembre 15)

 

sobre importación y venta de drogas que formen hábito pernicioso.

 

El Congreso de ColombIA

 

DECRETA:

 

Artículo 1°.  No podrán venderse las siguientes sustancias por mayor ni al detal, ni en recetas o prescripciones, sino por orden o receta escrita de un médico o licenciado en medicina, dentista o veterinario graduados en Facultades aceptadas por el Gobierno: cocaína o sus sales, eucaína, alfa o beta, sean solas o combinadas con otras sustancias, y sea cual fuere el nombre con que se las distinga; opio o preparaciones oficinales de éste, como láudano, opio concentrado, bálsamo anodino, etc., codeína y morfina o las sales de éstas o sus derivados; heroína, belladona, atropina o sus sales; cánnabis índica y las demás sustancias de esta misma clase.

 

La orden o prescripción que se exige para la venta de estas sustancias no podrá despacharse sino una vez, no valdrá después de tres días de expedida, y quedará original en la botica o farmacia donde se despache.

 

Artículo 2°.  Las especialidades farmacéuticas, llamadas de patente o específicos, sean nacionales o extranjeros, que contengan en cualquier dosis alguna o algunas de las sustancias de que trata el artículo anterior, no podrán venderse sino en farmacias o boticas establecidas con las formalidades legales, y únicamente con orden escrita de un médico graduado o licenciado en medicina, orden que no valdrá sino para una vez, y debe quedar en poder del vendedor.  En ella debe constar el nombre del comprador.

 

Artículo 3°. Todo individuo que importe o prepare especialidades farmacéuticas, y todo agente vendedor que represente casas extranjeras que las preparen, tiene obligación de presentar la fórmula clara y exacta de la respectiva preparación, a una Comisión que se denominará Comisión de Especialidades Farmacéuticas, compuesta del Director Nacional de Higiene, del Director y del Químico del Laboratorio Nacional y del Profesor de Farmacia de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional.  Esta Comisión hará practicar los análisis que crea necesarios, que serán de cargo del interesado.

 

Artículo 4°.  En vista del informe de la Comisión de que trata el artículo anterior, el Gobierno reglamentará y limitará la importación y la venta de estas especialidades.  También puede limitar la importación de las sustancias de que trata el artículo 1° de esta Ley.

 

Artículo 5°.  Es absolutamente prohibido vender o suministrar de cualquier modo jeringuillas o agujas hipodérmicas, sin orden de un médico o licenciado en medicina, dentista o veterinario graduados.  En esta orden constará el nombre del comprador, no valdrá sino por una vez y debe quedar en poder del vendedor.  Estos instrumentos no pueden venderse sino en una farmacia legalmente establecida.

 

Artículo 6°.  Es prohibido a los veterinarios prescribir las drogas de que trata esta Ley y las jeringuillas o agujas hipodérmicas, para el uso de seres humanos; y a los dentistas, prescribirlas para usos distintos de los que se relacionan estrictamente con su profesión.

 

Artículo 7°.  Las infracciones de cualquiera de las disposiciones de esta Ley serán castigadas con multas de $ 10 a $ 200, por la primera vez; de $ 200 a $ 1.000, por la segunda, y en caso de reincidencia se hará cerrar el establecimiento por seis meses.

 

Artículo 8°.  El Poder Ejecutivo dictará, en desarrollo de esta Ley, los reglamentos necesarios para su cumplimiento.

 

Artículo 9°.  Esta Ley regirá desde su promulgación.

Dada en Bogotá a trece de septiembre de mil novecientos veinte.

 

 

 

 

 
 

QUE CESEN LAS FUMIGACIONES y se piensen las indemnizaciones 2007

 

 

Petición Contacto Inicio Libros electrónicos Ediciones anteriores Imprimir

©2006 Mama Coca. Favor compartir esta información y ayudarnos a divulgarla citando a Mama Coca.