Exigencia de cumplimiento con tramite de Licencia Ambiental para fumigaciones

 

El ciudadano y abogado Javier Roa Salazar, con fundamento en los artículos 77 y siguientes de la Ley 99 de 1993 y en ejercicio de la acción de cumplimiento allí consagrada, acudió ante el Tribunal Administrativo del Huila, pretendiendo lo siguiente:

“1. Que mediante el trámite establecido en el artículo 77 de la Ley 99 de 1993, se ordene el cumplimiento del artículo 49 y ss. de la misma ley, con el objeto de que tramite la respectiva licencia ambiental, de que se realicen los estudios de impacto ambiental, estudio de efectos colaterales, y la fiscalización de las fumigaciones con glifosato en el área rural del municipio por las autoridades y funcionarios competentes para realizar el auditaje respectivo.

2. Con el objeto de preservar la vida de los coasociados, bien jurídico tutelado por la Constitución Nacional, artículo 11, se ordene por parte de esa honorable Corporación, la suspensión de las fumigaciones con glifosato en el territorio departamental, hasta tanto no se dé estricto cumplimiento de parte del señor Alcalde y el Comandante de la Policía Huila, al artículo 49 y s.s. de la Ley 99 de 1993.”

I.2 Normas que se invocan como violadas

El actor considera que, con la omisión puesta de presente en las pretensiones, se están vulnerando los siguientes derechos constitucionales: artículos 11, 49, 79 y 80.

I. 3 Hechos que originaron la acción

“Entre los días noviembre 8 y diciembre 18, se vienen realizando fumigaciones con glifosato en las siguientes zonas: San Antonio, Piedramarcada, Vegalarga, Balsillas y los Cauchos como se puede abstraer de las diligencias adelantadas por la Personería Municipal de Neiva, información sustraída de las actas Nos. 057, 058, 061, 063, 066, 073, 080, 081 y 086 de la Compañía de Erradicación de Cultivos Ilícitos de la Policía Nacional.

“Las anteriores localidades todas pertenecientes al municipio de Neiva, y cercanas a los afluentes del río Las Ceibas, han sido afectadas por las fumigaciones con glifosato, esta actividad se viene desarrollando con autorización del Consejo Nacional de Estupefacientes, sin mediar autorización de la primera autoridad municipal, sin existir un estudio de impacto ambiental como lo requiere el artículo 49 de la Ley 99, no existe estudio de efectos colaterales, así se pudo constatar por parte de la Personería Municipal, en respuesta a las diligencias solicitadas por este ciudadano en oficio de fecha 30 de enero de 1995.

Como lo preceptúa la Constitución Nacional en su artículo 315 numeral 2, el señor Alcalde, es la primera autoridad de policía en el municipio y se supone que las actividades desarrolladas por la policía, en el caso de las fumigaciones con glifosato en la zona rural del municipio de Neiva, son de responsabilidad de la administración como primera autoridad, pero que se están desarrollando al margen de la ley, pues no cumple con los requisitos establecidos por la normatividad ambiental.

“La Policía Nacional a través de sus aeronaves desarrolla la actividad de fumigación con el elemento químico Glifosato sin que estas actuaciones tengan un permiso sanitario y sin la fiscalización de los organismos de control local Procuraduría - Contraloría y sin la licencia ambiental correspondiente.

Ahora bien, es deber constitucional de la primera autoridad municipal el artículo 49 y s.s. del Estatuto Nacional Ambiental estatuye: obligatoriedad de la licencia ambiental: “La ejecución de obras, el establecimiento de industrias o el desarrollo de cualquier actividad; que de acuerdo con la ley y los reglamentos, pueda producir deterioro grave a los recursos naturales o al medio ambiente o introducir modificaciones considerables o notorias al paisaje requerirán de una licencia ambiental”.

“De lo anterior debemos concluir, que el señor Alcalde como primera autoridad de policía y el señor Comandante del Departamento de Policía Huila, para desarrollar las fumigaciones de cultivos ilícitos en el territorio municipal deben existir los siguientes documentos: 1. Estudio de impacto ambiental. 2. Estudio de efectos colaterales de las sustancias aplicadas a las regiones. 3. Fiscalización de parte de las autoridades sanitarias, Procuraduría Regional y de parte de la administración local.

“Una vez analizada la diligencia realizada por el señor Personero Municipal a las actas levantadas entre el mes de noviembre y diciembre de 1994, podemos concluir las siguientes anomalías: a) Inexistencia de estudio de impacto ambiental en las zonas del municipio de Neiva en donde se desarrollan las fumigaciones con glifosato; b) Desconocimiento e inexistencia de los estudios de efectos colaterales que puedan repercutir en el medio ambiente de las zonas fumigadas; c) Desconocimiento de la incidencia tóxica que pueda tener en el organismo humano en caso de contaminación de parte de las personas o las aguas de la región o al contaminarse los vertederos del acueducto municipal; d) La única autorización de un organismo gubernamental que permite la fumigación en nuestro municipio con glifosato y argumentado por las autoridades de policía es la resolución Nº 001 del Consejo Nacional de Estupefacientes, de fecha 11 de febrero de 1994, organismo este que carece de competencia para refrendar actos que en caso de ocasionar daños materiales o en vidas, deberá ser el municipio de Neiva al desarrollar esta actividad sin mediar los estudios pertinentes y más que eso con la omisión en el cumplimiento de los parámetros legales establecidos por el artículo 49 y s.s. de la Ley 99 de 1993; e) La falta de fiscalización y control de parte de las autoridades sanitarias y administrativas del municipio, causa desconcierto este hecho, pues poco o nada se hace por preservar la salud de los neivanos ante el desconocimiento de la sustancia química Glifosato, de la cual, además, se ignoran sus propiedades químicas y contaminantes al entrar en contacto con el ser humano y su hábitat.” (sic).

 

El TRIBUNAL ADMINISTRATIVO DEL HUILA PROFIERE PROVIDENCIA NEGATIVA ADUCIENDO QUE NO SE REQUIERE LICENCIA AMBIENTAL PARA LAS FUMIGACIONES_ JULIO 17 DE 1995