Slide background Medioambiente : Un páramo de ejemplo

LOS PÁRAMOS

Los páramos son ecosistemas de altísimo valor que se encuentran exclusivamente en territorios sobre la línea ecuatorial. Estas montañas cubiertas por ecosistemas no boscosos con la mayor irradiación solar de planeta son cojines de agua cuyos suelos negros y profundos retienen hasta dos veces su peso seco en agua. Plantas como el frailejón son retenedoras de agua y otros como los pajales protegen otras especies y contribuyen a una regulación hídrica. Lo páramos son fábricas de agua.

Colombia goza del 60% de los páramos del mundo. Sus páramos ocupan 1.6% del territorio nacional y regulan el 85% del agua que consume un 70% de los colombianos. Millones de personas dependemos de los páramos. En Colombia, sólo el 35% de los páramos se encuentran protegidos (El Tiempo 2014].

Colombia cuenta con 34 páramos con una superficie total de 1’932.395 ha. Unos de estos valiosos y frágiles páramos es el Páramo de Güargüa que pertenece al denominado Complejo de Guerrero, el sistema de páramos del norte de Cundinamarca que incluye localidades como cerros Socotá, Santuario y Colorado, páramos Napa, Alto, Guargua y Laguna Verde, los altos de La Mina y El Muchacho y cuchilla El Tablazo (Rangel-Ch.,2000). El complejo de Guerrero se ubica hacia las zonas altas de los municipios de Carmen de Carupa, Tausa, Zipaquirá, Subachoque, Cogua, Pacho, San Cayetano y Susa, principalmente. Ocupa cerca de 39.240 hectáreas (ha), entre los 3.200 y 3.780 metros sobre el nivel del mar (msnm)". (ver Mapa de cobertura vegetal y cuerpos de agua del Departamento de Cundinamarca) .

La CAR Cundinamarca mendiante Acuerdo No. 16 de 1998 expide determinantes ambientales para la elaboración de los planes de ordenamiento territorial municipal. Afrima dicho acuerdo que, “Las demás áreas protegidas de la sociedad civil y las áreas protegidas, regionales y municipales que surjan del proceso de ordenamiento, serán contempladas para estos fines por el ente territorial dentro de un proceso de concertación con la sociedad civil, y el concurso de la Corporación".

Por medio del Acuerdo No. 22 del 18 de septiembre del 2009 de la Coprporación Autónoma Regional (CAR) de Cundinamarca se declara como Reserva Forestal Protectora y Distrito de Manejo Integrado (DMI) al páramo de Guargua y Laguna Verde. Este Acuerdo señala que más del 36% de la ZRF se encuentra ocupada con cultivos y ganadería extensiva.

El Acuerdo No 22 del 2009 suscita la siguiente reacción natural: Eliminación económica de Tausa y Carmen de Carupa y lesión grave a Zipaquirá y Cogua por decisiones inconsultas de las autoridades ambientales en el Distrito de Manejo Integrado de Guargua y Laguna Verde de parte del sector minero, agrupado en torno a la Federación de Productores de Carbón de Cundinamarca, en defensa del sustento de algunos secotres poblacionales de la región. Es claro que la defensa de los recursos naturales no debe perder de vista los derechos al desarrollo de las poblaciones que habitan ecosistemas valiosos.

En el 2010 la CAR, mediante Contrato Interadministrativo 788/2010 informa que la “Reserva Forestal Protectora Páramo de Guargua y Laguna Verde y los Distritos de Manejo Integrado Páramo de Guerrero y Páramo de Guargua y Laguna Verde tiene un total de 44.804.1 ha, de las cuales el 15,8% (90 predios) son de propiedad pública mientras que el restante 84,2% (5.956 predios) son de propiedad privada. (ver mapa DMI Guargua y Laguna Verde)

EL MUNICIPIO

El Páramo de Güargüa se encuentra en la jurisdicción del Municipio de Carmen de Carupa que está ubicado al Nororiente del Departamento de Cundinamarca en límites con el departamento de Boyacá, aproximadamente una hora y media de Bogotá. El pueblo se halla a 2.980 msnm y sus alredores alcanzan alturas superiores a los 3.200 msnm.

El rancherío que existía como Carmen de Carupase se convirtió en caserío fundado en 1808 gracias a la gestión de José Joaquín Urdaneta y Doña Ventura Camero. (PDM 2008-2011) Carmen de Carupa actualmente cuenta con 26 veredas. La población total del municipio en el 2016 es 9.109 habitantes que representan el 0,3 % de la población del Departamento de Cundinamarca. (Plan de Desarrollo Carmen de Carupa 2016-2019) El área del municipio es de 295 km2. La concentración de la tenencia de la tierra rural corresponde en un 86% a minifundios (extensiones de tierra menores a 3 hectáreas). En Carmen de Carupa no hay registro de actividad minera, a diferencia de los municipios colindantes como Tausa (i.e. 34 minas de carbón coquizable) (Guerrero).

La Sentencia C-035/16 de la Corte Constitucional, en aras de armonizar la organización unitaria del Estado con la autonomía territorial , concluyó que en la definición de las áreas de reserva minera y en los procesos de selección objetiva para otorgar una concesión minera en dichas áreas , deberá concertarse con las autoridades locales de los municipios donde vayan a estar ubicadas.

El municipio no registra datos de existencia de resguardos indígenas. Las referencias históricas indican que este páramo fue ocupado básicamente por poblaciones campesinas blancas, como lo señala su actual composición étnica. (PDM 2016-2019) Las escrituras de titulación de propiedad privada (1932 y anteriores) parecen indicar que la Corona instauró el acceso de estas poblaciones a las tierras mediante mercedes de tierras, la venta y la composición, una de las figuras fue la tierra de comunero.

LAS RIQUEZAS

Una de sus principales problemáticas de Carupa está ligada a su riqueza: los recursos naturales estratégicos a su haber y la necesidad de inversión para protegerlos, y restaurar los que han sido indebidamente intervenidos .

Carmen de Carupa necesita extender sus zonas de protección de sus recursos hídricos y vegetación a manera de poder vender servicios ambientales en procesos que involucren a los carupanos y permitan una sustitución de los ingresos devengados con actividades que impactan adversamente dicha riqueza del municipio. Necesita fortalecer la factibilidad de mantener las condiciones actuales de los ecosistemas no alterados y la rentabilidad de las zonas para recuperación sin perjuicio de sus necesidades de desarrollo.

Carupa es un municipio 90% agropecuario del cual un 70% es agrícola, más precisamente dedicado al cultivo de papa, y un 30% dedicado a la ganadería. La explotación agrícola ha incidido, y sigue incidiendo, adversamente debido al uso excesivo de agroquímicos y la nula eliminación de los empaques de los mismos. Carmen de Carupa sufre de la falta de apoyo con proyectos de reforestación.

LA BÚSQUEDA DE CAMINOS

Carupa aspira a la creación de empresas turísticas. Lo importante es que el turismo que llegue a sus frágiles páramos sea colaborativo en el sentido de que llegue a contribuir a la restauración y protección generando a su vez ingresos para los carupanos. No obstante, el turismo no puede constituirse en factor de riesgo para las riquezas naturales de la región como lo señala la reciente protesta de los ambientalista sobre la intención de MinComercio de asumir las riendas tomando ese Ministerio decisiones (actualmente de competencia de los Parques Nacionales Naturales) para fortalecer el ecoturismo pero con visos natamente comerciales (El Espectador 2 de marzo 2017). Considerando que el Gobierno Nacional no dispone de los recursos para recuperar y proteger dichas aéreas, se propone su protección bajo la modalidad de Reservas Naturales de la Sociedad Civil (como es por Resnatur).

En 1999, la ONG, "Conservación Internacional Colombia comienza a adelantar el “Proyecto Páramo de Guerrero” en asocio con las Entidades Territoriales localizadas en su área de influencia, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), las organizaciones no gubernamentales, así como con los centros educativos y las comunidades campesinas, con el propósito de buscar herramientas que permitan garantizar la conservación de los ecosistemas de páramo, sub páramo y bosque alto andino allí presentes.

En el 2012 Carmen de Carupa diseña su Componente Estratégico (en mamacoca) Plan de Manejo de la Reserva Forestal Protectora Páramo de Guargua y Laguna Verde y Los Distritos de Manejo Integrado Páramo de Guerrero y Páramo De Guargua y Laguna Verde.

En el 2016 el municipio se proyecta hacia el futuro con su Plan de Desarrollo Carmen de Carupa 2016-2019

EL PROYECTO

"SALVEMOS EL PÁRAMO DE GUARGUA"

Cultivos de papa en el lote El Cedral - 2009

LA IRLANDA

En el Páramo de Güurgüa, en la Vereda (antiguamente Tudela) actualmente Casablanca (por división administrativa del 2009), se encuentran 250,000 hectáreas que corresponden a una hacienda antiguamente llamada “San Joaquín”, hoy conocida como la “La Irlanda”. Estas tierras situadas por encima de los 3,300 msnm son áreas en principio protegidas tituladas a particulares. Éstas 250,000 has son áreas en las que están "totalmente prohibidas las actividades antrópicas como la minería, agricultura, ganadería, construcción de vivienda e infraestructura vial, tala, rocería, caza, pesca, entre otras. (Valencia- Artículo 49 del EOT del municipio de Carmen de Carupa EOT anexo 3 /EOT anexo 6)

No obstante esta interdicción, buena parte de estas 250,000 has. vienen siendo invadidas e incluso arrendadas a paperos de Corabastos por unos hermanos de apellido Peña. .

En el 2009 una de las propietarias de La Irlanda comienza el arduo camino hacia la recuperación del territorio con miras a defender y restaurar el Páramo de Gürgüa en donde la siembra de papa y uso intensivo de pesticidas ha acabado con la cobertura natural. La respuesta no se hace esperar y, en el 2011, los hermanos Peña instauran una demanda de posesión (2011-00309 en el Juzgado Civil del Circuito de Ubaté) de las 250 has de la “Irlanda”. El proceso que se entabla con cambios incomprensibles del número de matrícula 172-486 y, por demás, sin número de matrícula inmobiliaria correspondiente, cuando a la finca “Irlanda”, antiguamente “San Joaquín”, le corresponde el registro catastral # 001-001-157 inscrito con el #09-0309. Esta demanda es condenada por falsedad en documento público.

Dentro de La Irlanda sobresale el lote “El Cedral” por distinguirse por su casa de habitación y demás “mejoras” (otras dos casas). La ubicación de la casa en el lote El Cedral consta por escritura pública . La casa está descrita desde 1932 como “una casa de habitación de tapia pisada y paja”. Esta casa y las otras “mejoras” seguramente han servido para el acopio de la papa y posiblemente de los pesticidas que se requieren tras varios malos usos del suelo. Para junio del 2017, los Peña ya han parcialmente engravillado la carretara de acceso a la casa (que antes ere en sólo en lodo) y han comenzado a cercar con alambre de púas. Es evidente que no sólo no han cesado su invasión, sino muy al contrario, el daño es cada vez mayor y del Páramo de Güargüa como tal es muy poco lo que queda, extendiéndose los pastizales cada vez más a detrimento de las vegetación (y fauna) nativa. El Páramo de Güargüa ha quedado reducido a su más mínima expresión. A esto se suma que, los intentos por recuperar el teritorio, se han visto obstaculizados por un par de abogados que cediendo a la corrupción hicieron perder el proceso legal.

El Proyecto "Salvemos el Páramo de Guargua" tenía (y tiene) la intención de partir de la base de estas construcciones para establecer una "Escuela Verde" y un vivero permanente con infraestructura básica de invernadero, camas de germinación, sistema de riego, bodega, equipos y un plan de producción y manejo para proceder a la restauración y alternativa de producción y conservación del predio y más allá del predio “El Cedral” hasta incluso la protección de las 250,000 has de La Irlanda.

En el 2014 del Ing. Yerlyn Valencia Jiménez de la CAR señala lo que sucede con La Irlanda: Daño ambiental en la Zona de Reserva Forestal Protectora (ZRFP) Y Distrito de Manejo Integrado (DMI) Páramo de Guargua y Laguna Verde , Universidad Manuela Beltrán /CAR Ubaté, (enero 2014). El Páramo de Güargüa se encuentra actualmente en grave peligro. Valencia , señala que en este páramo en La Irlanda "dicha ZRF ha perdido una porción considerable de su fauna original; y que los cultivos de papa y pastizales “son las coberturas más extendidas y llegan hasta los 3.500 msnm”.

A pesar de los múltiples intentos y procesos por parte de Planeación de Carupa y la CAR de Ubaté, los Peña siguen impunemente destruyendo el páramo. Actualmente en el 2017, la evolución de la problemática es que estos predios están siendo utilizados como pastizales para ganado. Entretanto, el retamo espinoso está secando las aguas y la Irlanda sigue a merced de los Peña por falta de presencia física en le territorio y de inversión pública para la rehabilitación del páramo.

En el 2015, por el Expediente No. 45425, se ordena sancionar a los presuntos infractores los hermanos Peña sin que a la fecha fin 2016 se les haya sancionado. Está visto que las medidas correctivas aplicadas hasta ahora no han servido para detener la siembra de papa y conversión del páramo en pastizales para ganado.

El Páramo de Güargüua es un ejemplo del vacío en el que operan los delitos ambientales y la necesidad de mayor presencia. Se propone, por lo tanto, la ubicación de una sede ambiental con la reconstrucción de la única casa qua, a pesar de haber sido demolida delincuencialmente, no pierde sus derechos cosmo figura por escritura. No se puede permitir que así prosperen esto intentos por impedir una presencia protectora en La Irlanda.

Ahora bien, si bien es cierto que Carmen de Carupa es una región papera por excelencia y las decisiones la restitución de los páramos a su vocación natural de cultivo de agua se enfrenta a consideraciones sobre lo que algunos sectores dejarían de producir, la región a través de su Oficina de Planeación viene trabajando en búsqueda del valor inestimable de estos territorios como generadores de servicios ecosistémicos como fuente de sustitución de ingresos para los carupenos.

Dadas las condiciones de intervención, en particular la de los hermanos Peña, está visto que la recuperación pasiva es imposible. Entretanto, la restauración activa presenta costos notables asociados con la consecución de plantas y viveros; mano de obra y horas de trabajo.

La Organización Social Ambiental y de Derechos Humanos, MamaCoca se propone contribuir a salvar este páramo devolviéndole su vocación de aguas, flora y fauna únicas con la constitución de una Reserva Natural de la Sociedad Civil, con una propuesta en curso.

REGISTRO DEL PÁRAMO DE GÜARGÜA